Descubren que la vitamina D protege las arterias

Parte del equipo de investigación. En el centro Peral de Bruno, costado izquierdo Joo Turoni y costado derecho Alberstein. Fotografía: Luis Ferrando. / Ampliar
Investigadores tucumanos comprobaron que este nutriente, administrado en animales de experimentación, retarda el envejecimiento de las arterias y mejora su función. El trabajo mereció el Premio Bicentenario en el Tercer Congreso Multidisciplinario de Cardiología
El próximo martes 17 de mayo se conmemora el Día Internacional de la Hipertensión Arterial y la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda dar más atención al control de este factor, que aumenta el riesgo de sufrir una enfermedad del corazón. De acuerdo a los datos de la OMS, se calcula que por esta causa mueren nueve millones de personas en el mundo, ya que puede provocar infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares. 

Un grupo de investigadores de la Facultad de Medicina de la UNT y del *Instituto Superior de Investigaciones Biológicas (Insibio) realizó un estudio sobre los efectos de la vitamina D en las *células de fenotipo precursor endoteliales. Estas células son derivadas de la médula ósea y desempeñan un papel importante en la reparación del endotelio (tejido que tapiza  el interior de  los vasos sanguíneos).

El equipo realizó ensayos en animales de experimentación y comprobó los efectos protectores de esta vitamina en las arterias. No solo ayuda a reparar el endotelio, sino que retarda su envejecimiento, mejora su función y estructura y disminuye la carga de colágeno, que es lo que endurece las arterias. 

El grupo está dirigido por la doctora María Peral Bruno y participan además los doctores Claudio Joo Turoni, Ariel Alberstein, Juan Muntaner, Juan Carlos Santos, Alfredo Coviello y el bioquímico, Pablo Saguir. También integran el grupo estudiantes de Medicina: Hassan Chabán, José Pallier, Magdalena Frías Silva, Gaspar Olaso, Julieta De Boeck e Irina Mamaní.

Los investigadores recibieron el Premio Bicentenario por su presentación durante el 3° Congreso Multidisciplinario de Cardiología, que se realizó este fin de semana en Tucumán y del que participaron más de 500 profesionales del país y se presentaron alrededor de 100 investigaciones. 

Alberstein figura como primer autor del trabajo y es quien aportó la idea de estudiar las células progenitoras endoteliales. El investigador explicó que si bien la vitamina D fue postulada hace tiempo como factor de protección cardiovascular, esa hipótesis luego fue desechada. “Nosotros volvimos a tomar ese tema pero con aparatologia más compleja como el *citómetro de flujo que nos permitió definir la presencia de estas células sobre un tejido y actuar de modo preventivo, porque las arterias de las ratas de experimentación que usamos son sanas”, detalló.

Peral de Bruno afirmó, que su grupo de investigación estudia el endotelio y los problemas arteriales desde hace más de 15 años, pero que recién en el último año empezaron a desentrañar los efectos de la vitamina D sobre estas células y el sistema vascular. Sobre las pruebas realizadas, contó que administraron vitamina D en forma oral y diaria a estos animales, durante cuatro semanas. Luego realizaron controles para verificar la función vascular y la liberación de óxido nítrico (que es una sustancia protectora del endotelio). 

Como resultado del ensayo comprobaron que se aumentaron los niveles de óxido nítrico en las arterias de las ratas y se protegió la nueva población de células endoteliales. Pero además verificaron que el tejido arterial se volvió más efectivo porque aumentó su capacidad de contraerse y relajarse.

Joo Turoni señaló que la vitamina D se usa mucho en pacientes con daño renal y que el nuevo aporte de esta investigación es comprobar sus efectos en la protección vascular desde el inicio, es decir, desde antes que se produzca el daño. “En nuestra investigación comprobamos que las arterias de las ratitas a las que suministramos vitamina D envejecían más lento, mejoraban la función, disminuía la carga de colágeno y no se alteraba la presión arterial”, precisó.

Los investigadores explicaron que su investigación sigue un modelo *traslacional, es decir, que se lleva del laboratorio al paciente. Por lo tanto, comenzarán a medir el efecto de la vitamina D, en pacientes que ya utilizan el nutriente pero por problemas renales.  Entonces, realizarán un monitoreo por medio de citometría de flujo y de otros estudios complementarios como la medición de la función vascular, de la función endotelial y de los niveles de óxido nítrico.

El siguiente paso será observar en pacientes que tengan hipertensión arterial y otras patologías cardiovasculares, si es que la vitamina D también tiene efecto preventivo secundario.

A modo de conclusión, Peral de Bruno opinó que: “sólo con una muestra de sangre podemos predecir si esas células están aumentadas y reforzar la ingesta de vitamina D, para reparar y hacer prevención secundaria, en pacientes con enfermedad cardiovascular”. En tanto que, Joo Turoni sintetizó que: “la investigación, muestra una nueva faceta de este nutriente, que podría proteger las arterias de las personas incluso antes de que ocurra el daño vascular”.

Glosario de términos
*El Instituto Superior de Investigaciones Biológicas (Insibio) es el primer instituto de doble dependencia en Tucumán (CONICET-UNT), y está conformado por cuatro grupos de trabajo: el de Biología del Desarrollo, Bioquímica de la Nutrición, Fisiología y Bioingeniería. Está ubicado en Chacabuco 461 en San Miguel de Tucumán y reúne a un centenar de personas entre investigadores, administrativos y personal de apoyo.

* Las células de fenotipo precursor endoteliales son derivadas de la médula ósea y desempeñan un papel importante en la reparación endotelial.

*Endotelio: es un tipo de tejido que se encuentra tapizando el interior de los vasos sanguíneos que tiene un rol importante en la prevención de enfermedades cardiovasculares

*El citómetro de flujo es una tecnología biofísica basada en la utilización de luz láser, empleada en el recuento y clasificación de las células. 

* La investigación traslacional implica trasladar los conocimientos derivados de la investigación básica a la prevención y tratamiento de los problemas que se detectan en la clínica. Tiene como objetivo minimizar la distancia entre los resultados del laboratorio y la atención de los pacientes, implica utilizar el concepto “Del laboratorio a la cama del enfermo”.