Un residuo de la uva aceleraría la eliminación del colesterol

- -
/ Ampliar
Pruebas de laboratorio indican que el resveratrol, un compuesto vegetal presente en la piel de la uva, cuando se une a la membrana celular, ayuda al transporte del colesterol.

El hollejo o piel de la uva es una sustancia rica en polifenoles, que son compuestos químicos que tienen muchas propiedades benéficas para la salud. Investigadores del Instituto Superior de Investigaciones Biológicas (Insibio) descubrieron que uno de esos polifenoles, el resveratrol, aceleraría la eliminación de colesterol de las células hacia el hígado, en pruebas realizadas directamente sobre la membrana celular. El equipo observó que potencia la acción de la proteína *ABCG1, que desempeña un papel clave para disminuir los niveles de colesterol en el cuerpo. 


El estudio se encuentra en etapa de laboratorio, es decir, en las primeras fases de investigación. Pero de repetirse las pruebas en etapas más avanzadas y de resultar positivas, el resveratrol podría tener efectos benéficos en la salud humana y ayudar a combatir enfermedades cardiovasculares.


Otros grupos de investigación ya habían demostrado que el resveratrol y otros polifenoles podían unirse a las membranas de las células. Y se sabía también que el resvertatrol y otros compuestos fenólicos podían ejercer un efecto positivo sobre los niveles de colesterol. Pero lo novedoso de este trabajo es que se unieron ambos conceptos. La proteína ABCG1 está naturalmente inserta en las membranas y, por lo tanto, la unión de resveratrol en las membranas modifica el ambiente donde esta se encuentra, lo que induce a una mayor actividad de esta proteína. Como resultado se observa  que el resveratrol unido a la membrana, potencia los efectos positivos del transporte reverso de colesterol, desde las células hacia el hígado, para su posterior eliminación.

 

El equipo de investigación está formado por Alejandro de Athayde Moncorvo, que realiza su tesis dirigido por el doctor en Ciencias Biológicas, Carlos Minahk. Participan también otros investigadores del Insibio que se especializan en el estudio de compuestos activos de membranas biológicas. De Athayde Mocorvo publicó su trabajo en FebsLetters, que es una prestigiosa revista de biofísica y bioquímica de la Federación Europea de Bioquímica.

 

El grupo liderado por Minahk realiza ciencia básica, es decir, que hacen pruebas sólo en el laboratorio. En ese sentido, el investigador aclaró que no efectúan estudios preclínicos ni clínicos. Sin embargo, no descarta que otros científicos puedan, a partir de estos descubrimientos, realizar pruebas en cultivos celulares primero y en animales de experimentación, luego. “De superar estas etapas, imagino que se podría utilizar en la salud humana para bajar el colesterol en las células, para prevenir o reducir los efectos de la arteriosclerosis y de enfermedades cardiovasculares”, afirmó.

 

 El doctor en Biología agregó que una posibilidad sería elaborar suplementos en base a los deshechos de las bodegas o bien potenciar la presencia de esos polifenoles en los vinos. “Al ser compuestos naturales, no deben pasar por los mismos controles que los fármacos sintéticos”, especuló.

 

Este estudio no tiene financiamiento específico, pero se realiza con el aporte de otros proyectos más generales solventados por el CONICET, por la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica y por el Consejo de Investigaciones de la Universidad Nacional de Tucumán. En ese sentido, Minahk sostuvo que la investigación recién está comenzando y confía en que podrán encontrar otros compuestos fenólicos en los vinos, que tengan mayor actividad aun que el resveratrol.

 

La idea del investigador es establecer vínculos con bodegas regionales como las de Cafayate (Salta) y obtener nuevas líneas de financiamiento, que permitan avanzar en sus conocimientos. “A través de convenios con bodegas podemos ayudar a potenciar la economía regional y desarrollar nuevos productos de valor agregado a partir de los desechos de la industria vitivinícola. La altura donde se cultivan las uvas es muy importante porque cuanta mayor altura hay sobre el nivel del mar, mayor es la concentración de polifenoles. Y las uvas de esta región están a una altura óptima”, concluyó Minahk.

 

 

Una proteína clave para combatir el colesterol

 

*La proteína ABCG1 es una proteína muy importante en el transporte del colesterol celular a las lipoproteínas de alta densidad (HDL), en lo que se denomina el transporte reverso del colesterol. En este mecanismo, el colesterol en exceso es transportado por ABCA1 y por ABCG1 desde las células a las HDL.


Las lipoproteínas a su vez entregan este colesterol a las células hepáticas para que sea eliminado por la bilis. Normalmente hay un equilibrio entre el colesterol que ingresa al cuerpo o que el mismo organismo produce y el colesterol que es eliminado.


Sin embargo, a veces se produce un desbalance que lleva a tener elevados niveles de colesterol y es en estos casos donde un tratamiento que lleve a un aumento de la actividad de transporte de ABCA1 y/o de ABCG1 podría ser muy beneficioso para la salud.

Paper de Alejandro De Athayde Mocorvo