Distinción a los investigadores y excavadores de las ruinas de Esteco

- -
Distinción a investigadores. Fotografía: Gentileza El Tribuno. Ampliar
El Concejo Deliberante de Metán distinguió a quienes se ocupan de reconstruir la historia a partir de los restos de esta ciudad perdida. El estudiante de Arqueología de la UNT, Damián Coronel, colabora en las tareas.
El investigador del Conicet Alfredo Tomasini y sus colaboradores fueron reconocidos por su valioso aporte para descubrir el pasado colonial salteño, a partir de las excavaciones que realizan con un estratégico plan, en el área donde se ubican las ruinas de la ciudad perdida de Esteco.

El Concejo Deliberante de Metán reconoció a los investigadores que se encuentran excavando en las ruinas de la legendaria ciudad tragada por un terremoto, en Río Piedras.

Los ediles recibieron en el recinto al investigador del Conicet Alfredo Tomasini, quien dirige las tareas, junto a dos de sus colaboradores, los metanenses, Damián Coronel, estudiante de Arqueología, y la vecina Alicia Palacio, quien viene realizando importantes tareas de investigación en el lugar desde hace tiempo.

"No es común que los municipios se interesen tanto por la historia, por eso quiero destacar este gesto de reconocimiento. Yo soy uno más de este equipo de trabajo que está avanzando en las excavaciones. Muchas gracias", dijo Tomasini al momento de recibir la distinción.

La presidenta del Concejo Deliberante, Marcela Agero, agradeció y reconoció las tareas del equipo de investigadores por contribuir al conocimiento del pasado colonial salteño.
En la distinción estuvo presente el senador Roberto Gramaglia, quien viene manifestando un gran apoyo a la investigación de Esteco a través del impulso de varios proyectos, como la creación de un museo de sitio en ese lugar histórico de Río Piedras.

Legendaria

La legendaria ciudad perdida de Esteco, en Río Piedras, fue destruida por un terremoto en 1692. En las últimas excavaciones hallaron cerámica e indicios de fogones indígenas con restos de materiales que eran utilizados en la iglesia matriz.
Recientemente, los investigadores revelaron que en las excavaciones que se realizan en lo que era la iglesia mayor de la urbe esperan encontrar restos humanos, ya que en la época era común realizar inhumaciones en las iglesias.
"Sepultar pobladores en los templos era una práctica habitual", dijo el historiador José Torres Revello, en una investigación documental. "En 1686 hubo un malón sangriento. Dentro del fuerte estaban no solo los solados sino los indios prisioneros y otros que eran los llamados amigos que estaban al servicio de los españoles. Esos aborigenes tenían contacto con los que estaban acechando el lugar que eran mocovíes, pero probablemente también miembros de otras etnias como abispones y tobas", dijo Tomasini.

Hallazgos

Por otra parte, el estudiante de arqueología de la Universidad Nacional de Tucumán, el metanense, Damián Coronel, quien colabora en las tareas destacó que este año se comenzó a escavar el interior de uno de los recintos definidos en la campaña del año anterior en la iglesia mayor de Esteco.
"Ahí hemos encontrado mucho material cerámico y también logramos definir un importante derrumbe de tejas. También aparecieron muchos clavos que formaban parte del techado", dijo Coronel.
"En las excavaciones se sigue observando un área de quema importante. Por el estilo de fogones pensamos que pueden ser indígenas, en ellos hay restos óseos de animales que podrían haber sido consumidos, se trata principalmente de aves. Además hay material cerámico fragmentado, desechado intencionalmente y eso nos da claros indicios", destacó el estudiante de arqueología.

Fuente: El Tribuno