Se firmó un acuerdo para poner en valor el Bosque de la Memoria

- -
Firma de convenio por la preservación del Bosque de la Memoria. / Ampliar
El convenio fue suscripto entre la UNT y la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia para preservar ese espacio. Participaron organizaciones de derechos humanos.

Con el propósito de revitalizar el Bosque de la Memoria- espacio que se creó hace 20 años atrás para mantener viva la memoria de las personas secuestradas y desaparecidas durante la dictadura cívico-militar- hoy se firmó un convenio. El predio está ubicado en el Parque Sierra San Javier y fue cedido por la Universidad Nacional de Tucumán para convertirse en un lugar de homenaje y reflexión.

Participaron de la rúbrica del acuerdo la rectora Alicia Bardón, el vicerrector José García y la secretaria de Derechos Humanos, Érica Brunotto. Además estuvieron la secretaria Académica, Marta Juárez de Tuzza; el secretario de Extensión Universitaria, Marcelo Mirkin y referentes de Derechos Humanos de Tucumán de Madres de Plaza de Mayo e Hijos.

En la oportunidad, la rectora destacó el acuerdo que compromete a ambas partes a profundizar las actividades y la promoción de conocimientos en materia de derechos humanos. Celebró la participación en la jornada de hoy de organizaciones de derechos humanos y destacó el papel de las instituciones, en este caso “de la UNT y la Provincia en su compromiso en pos de la memoria”. Finalmente Bardón invitó a la comunidad a participar de la visita al Bosque de la Memoria el próximo 28 de marzo, a las 11, dónde se realizará una jornada de homenaje y reflexión.

Por su parte, Brunotto sostuvo que trabajarán “mirando hacia adelante, pero recordando lo que fue el pasado más tortuoso de nuestro país y de nuestra provincia. Trabajar en este lugar es poder dar vida a estos recuerdos”, manifestó. Agregó que de las actividades de reforestación y cuidado del arbolado participarán escuelas experimentales de la UNT y de la Provincia. “La idea es que visiten el bosque y hablemos de lo que es memoria, verdad y justicia”, precisó.

La periodista y militante de derechos humanos, Marta Rondoletto, recordó que “hace 20 años la Universidad ya tomó el compromiso, a partir de una propuesta impulsada por la Asamblea Permanente por los Derecho Humanos de la Provincia, de destinar ese espacio para el bosque de la Memoria. La idea es que ahora adquiera robustez, como los árboles de la zona, que se vuelva muy visible, para que se conozca lo que significó y fue esta tragedia que vivió la Provincia”.

Finalmente Sara Mrad, de Madres de Plaza de Mayo destacó el compromiso de la UNT y la Provincia en pos de los derechos humanos. Agregó que es importante “mantener este espacio como corresponde”, para que los chicos de las escuelas disfruten y aprendan de la lucha y el compromiso por una sociedad más justa.

 

Creación

En el año 1996 la Asamblea Permanente de los Derechos Humanos en colaboración con las Madres de Plaza de Mayo, crearon una reforestación en el Parque de San Javier, que denominaron "El Bosque de la Memoria", ideado como un lugar de homenaje a las personas secuestradas y desaparecidas durante la dictadura cívico-militar. En él se utilizaron especies de árboles autóctonas como alisos, lapachos y tarcos, entre otros ejemplares. 

Allí, acuden constantemente familiares con el fin de homenajear y orar por sus seres queridos.

Pronto, el sitio se convirtió en un lugar casi sagrado; un escenario natural donde la gente suele llevar carteles y placas con los nombres de aquellas personas que fueron víctimas del genocidio. De esta forma, intentan preservar su memoria, sus historias, y sus esperanzas.

No es casual, entonces que la UNT profundice sus acciones en ese bosque, revalorizándolo y jerarquizándolo, en el marco de la conmemoración del Día de la Memoria, el próximo 24 de marzo.